Y digo Atrévete, porque para sonreír hay que ser atrevido, osado, hay que enfrentarse a todo y a todos, porque si hay algo más bonito que levantarse de cada caída, es hacerlo con una sonrisa en los labios, a pesar de lo alto de la caída, a pesar del dolor…personalmente creo que no hay nada mejor en esta vida que saber sonreír cuando todo se ha derrumbado; esa es la sonrisa mas difícil de encontrar, pero una vez que la ves, todo lo que se vino abajo supera extrañamente las leyes de la física, y cómo si de la luna se tratara la gravedad deja de existir, y todo se derrumba de nuevo, pero había arriba, hacia los lados, hacia todas las direcciones posibles. Se trata de un derrumbamiento en toda regla, de una fuerte sacudida, pero hace que todo sea posible de nuevo, con más fuerza y con más opciones de edificación.. porque con una sonrisa que nace de los escombros, todo es posible. Déjate asesorar por nuestra terapia online en Málaga, estes donde estes podemos hablar.

“Ahora toca luchar por mi vida, ahora toca probar nuevos tratamientos, y luchar por los que vienen detrás, para que a ellos les sirva de ayuda y que vean que de un cáncer se sale, a pesar del tiempo, y siempre con una sonrisa”.

“Me diagnosticaron Esclerosis Múltiple. Es verdad, que al principio no sabía mucho sobre ella, pero por muy fuerte que pareciese la palabra, decidí afrontarla con optimismo, con alegría, con una sonrisa, como siempre he solido afrontar los problemas de mi vida. Y así, de un día para otro, de repente, pasamos a ser dos”.

“Esta mañana, una persona que me quiere mucho y me conoce bien, me ha dedicado una frase, me decía: “Una sonrisa en tu rostro, no significa la ausencia de problemas, si no la habilidad de ser feliz por encima de ellos”. ¿No os parece bonita?. A mí sí. Si solo una persona piensa eso de mí, a pesar del Parkinson, me siento feliz”.

“Epidermólisis bullosa distrófica (EB) o piel de mariposa. Soy la paciente con este padecimiento que más años ha vivido en el país, hasta ahora. Después de mi, la que más lo ha hecho llegó a los 23 años, a mi no se me borra la sonrisa, a pesar de la seriedad de lo que hablo”.

Me hacen darme cuenta de que la vida pasa, que es muy corta y que no espera por nada ni por nadie. Lo único que prevalece en los demás cuando nos hayamos ido, es como les hicimos sentir y pensar, lo demás es prestado ya que nada nos pertenece, ni siquiera los derrumbes. Los animales nos superan en creces en esto, nos dan una gran lección, y en los temas vitales más importantes aún mas. Como dijo Walt Whitman (poeta, enfermero voluntario, ensayista, periodista y humanista estadounidense): “Ellos no se impacientan, ni se lamentan de su situación. No lloran sus pecados en la oscuridad de un cuarto. Ninguno está descontento. Ninguno padece la manía de poseer objetos. Ninguno se arrodilla ante otro ni ante los antepasados que vivieron hace milenios. Ninguno es respetable o desdichado en toda la faz de la tierra”.

Psicóloga Málaga

Atrévete a sonreir con nuestra terapia online en Málaga

Seguimos siendo animales, pero hemos perdido toda su esencia, toda esa inocencia y felicidad de SER, sin condiciones. A pesar de nuestra gran inteligencia no sabemos encontrar esa magia en el milagro de estar vivos, no tomamos consciencia de que sólo estaremos aquí una vez… Dejar de ser tan humanos y buscar nuestra base animal, vivir el momento, aceptar, estar dispuestos a sonreír y estar en simbiosis con el mundo, en paz con nosotros mismos, con la vida… aún sigue siendo una tarea pendiente. Sabemos que habrá derrumbes, que la vida no es justa, ni tiene la obligación de serlo, que el pez grande se come al chico, y en la sabana quien corre menos seguramente será devorado, que la enfermedad ha existido siempre, que la muerte ha existido siempre, y menos mal, la vida eterna debe ser un aburrimiento; las penurias, la lucha diaria y el esfuerzo son parte del día a día, desde antes de que el hombre empezará a ser hombre…y a día de hoy, veo que vamos para atrás, que no avanzamos, que no aceptamos que la vida es como es.

Os invito a sonreír, a sonreír siempre, porque ayuda a vivir más (estudios demuestran correlaciones con la longevidad), a estar mas saludables (el 90% de las enfermedades tienen un efecto psicosomático), a tener relaciones de más calidad, a desarrollar la inteligencia, y a tener equilibrio emocional (incluso si no estás en tu mejor momento). Sonreír es una forma de  transmitir amor, confianza, aceptación, y por supuesto, de conectar con nosotros mismos. Hay estudios que demuestran como la sonrisa y la actitud positiva son capaces de curar y mejorar enfermedades (eleva las defensas aumentando las inmunoglobinas, limpia el organismo, aumenta el riego sanguíneo y la frecuencia cardíaca, reduce el colesterol, quema grasas y duplica la capacidad pulmonar). Aunque no existen evidencias claras, ya que es casi imposible conocer los factores exactos que curan el cáncer, personas como el doctor Hamer (el fundador de la nueva medicina germánica), y el doctor David Spain (jefe en 2010 de traumatología y cirugía de cuidados intensivos, y profesor en la Escuela Médica de la Universidad de Stanford), proponen que la mente y el estado de ánimo, son capaces de modificar el comportamiento de las células cancerosas, de ahí las recomendaciones de una dieta alcalina y una actitud positiva.

Para sonreír siempre hay un motivo, quizá no sea el de ser feliz, pero si el de ser fuertes y estar vivos….y a sonreír también se aprende, abriendo los brazos y aceptando lo que venga, porque sonreír es imprescindible para seguir adelante…y claro que hay que permitirse caer, llorar, sentir y afrontar…pero dejar de sonreír es dejar de tener valor y rendirse, y eso sí que está prohibido.

Como dijo el escritor estadounidense Orison Swett Marden:

“La sonrisa es una verdadera fuerza vital, la única capaz de mover lo inconmovible”.