La depresión sigue siendo hoy día uno de los males psicológicos menos comprendidos y más frecuentes del S.XXI (2 millones de españoles la padecen). 

A pesar de la gran cantidad de información existente acerca de ella, el enfrentar la depresión, sigue siendo una asignatura pendiente. 

Quisiera comenzar insistiendo en que el trastorno depresivo mayor según el DSM-V, solo debe ser diagnosticado cuando existan al menos 5 de los síntomas depresivos, durante al menos 2 semanasy siendo 2 de los síntomas (1) estado de ánimo depresivo y (2) perdida de interés y placer, y padecer distorsión del funcionamiento de la vidano debe confundirse depresión con estados deprimidos, ansiedad o angustia, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar, distimia, trastornos adaptativos, síntomas negativos de esquizofrenia o consumo de sustancias.  

Lo primero que debe entender la persona que dispone de sintomatología depresiva, es que se encuentra sumida en un estado emocional, y al tratarse de una emoción (por muy molesta que resulte a todos los niveles), debe aceptarse como tal, sin tratar de forzar sentirse feliz, ni obligarse a realizar actividades pretendiendo sentirse feliz, permitiéndose el estado de depresión y siempre bajo el prisma de que, como cualquier otra emoción, está ahí, y debemos aprender a relacionarnos con ella. Dicho esto, dispongo a continuación una serie de consejos para enfrentar la depresión, o en su caso, paliarla de la mejor forma, siempre de la mano de una terapia psicológica con un profesional sanitario.  

  • La depresión no precede a la locura, de hecho la depresión forma parte de los trastornos neuróticos, y la locura formaría parte de los trastornos psicóticos. No hay que tenerle miedo, sino aprender de ella como una experiencia vital. 
  • Intentar “animar” a la persona depresiva conlleva frustración, y nos aleja más de ella. 
  • Existen 2 tipos de depresiónEndógena (origen biológico por bioquímica cerebral) y exógena (reactiva por conflictos no resueltos). 

Pautas para enfrentar la depresión:

  • No intentar recuperarse “a presión, es mejor centrar nuestra atención en que siempre es posible cambiar. Forzar el llevar una “vida normal” es contraproducente (intentar ser esporádico consigue no poder ser esporádico), así que lo mejor es ir realizando actividades, poco a poco, mientras siento mi depresión, con lo que mi cerebro aprenderá que los síntomas son molestos, pero no incapacitantes. 
  • Evitar a toda costa el aislamiento, la inactividad total y los cambios bruscos. 
  • Intentar identificar mediante un registro, cuando nos encontramos en un estado de ciclo obsesivo. 
  • Evitar la auto-evaluación y la carga de responsabilidad. 
  • Realizar actividades sencillas, fáciles y que los demás puedan reconocérnoslas. 
  • Apoyarnos en las demás personas, dejando claro que debe haber un pequeño distanciamiento cuando se sientan sobrecargadas, ya que es más beneficioso ayudar desde el equilibrio y no desde la frustración o sobrecarga emocional. 
  • Ayudar a los demás nos permite estar al otro lado de la depresión. 
  • Compartir tiempo con animales es terapéutico ya que ellos nos aceptan tal cual somos. 
  • Hacer ejercicioal menos andar una hora diaria. 
  • Escribir una lista de actividades placenteras (en la actualidad o previas a la depresióne intentar llevarlas a cabo sin prisa, a lo largo de los días, anotando el grado de satisfacción que nos ha causado cada una de ellas al realizarla (aunque haya sido sin mucha gana).  
Enfrentar la depresión

En definitiva, la activación conductual es la forma más efectiva de enfrentar la depresión, más incluso que la medicación o la terapia cognitiva, ya que lo importante es que la persona se enganche de nuevo a su vida, aprendiendo los factores que han provocado sus síntomas, y haciendo por encaminarse, poco a poco, al tipo de vida que crea le ha hecho sentirse plena alguna vez. Al igual que sonreír frente al espejo provoca una reacción neuronal, aún disponiendo de síntomas de depresión, el actuar como si no fuera más que un estado emocional más, descargándolo de importancia, aceptándola y permitiendo que este ahí, a la vez que realizo actividades de vida, harán que esta vaya perdiendo peso en nuestra vida. 

Somos tu psicólogo en Málaga.