La terapia conductual individual con entrenamiento cognitivo es: 

El tratamiento psicológico más utilizado con este colectivo, aunque también pueden utilizarse terapias familiares. 

Lo importante de la terapia es que se trabaje en el hogar o lugares que involucran las conductas a tratar.

El tratamiento psicológico se realiza en base a las conductas a modificar:

 

  •          Conductas peligrosas para la persona o los que le rodean.
  •        Conductas para aumentar el bienestar individual y social.
  •        Sustituir la conducta por otra adaptada con la misma función.
  •        Conductas que no permiten funcionar de forma óptima.
  • Conductas que no permitan acceder a actividades o servicios comunitarios.
  • Conductas que provocan malestar y estrés en cuidadores/familiares.
  • Conductas que requieran medidas de contención.
  • Conductas en base a los recursos de la persona.
  • Conductas que interfieren el progreso educativo.
  • Conductas que se cronifican si no obtiene intervención.

 

En los casos en que la persona disponga una discapacidad intelectual severa  se trabajarán los desajustes emocionales mediante teatro, arte, música… y en los casos de discapacidad intelectual leve o moderada con problemas de ansiedad, agresividad, obsesiones-compulsiones o depresión se utiliza la terapia cognitivo-conductual.

discapacidad intelectual

           Intervención comunitaria

Se trata de averiguar el para qué de la comunicación en un episodio de mal comportamiento, para poder enseñar a la persona otras formas de expresar sus necesidades. La clave es buscar la causa de las conductas que suelen darse para comunicar y expresar sentimientos. Según Edward G. Carr la intervención comunicativa debe darse siguiendo unas pautas:

  • La conducta problemática cumple un objetivo para la persona que la realiza.
  • Hay que realizar análisis funcional para conocer el para qué de la conducta.
  • Debemos perseguir el objetivo de educar (no solo eliminar conducta)
  • Se requieren muchas intervenciones ya que existen muchos objetivos para las conductas problemáticas.
  • No cambiar a las personas, sino el sistema social que le rodea.
  • Intentar modificar el estilo de vida.

Adicionalmente se utilizan procedimientos para complementar la intervención:

  • Mejorar la tolerancia a la demora del refuerzo (premio)
  • Inserción: dar a las órdenes un contexto positivo cuando resulten aversivas.
  • Control compartido, dando elecciones para enseñar que pueden influir sobre los demás de forma adaptativa.
  • Generalización a gran cantidad de situaciones para facilitar la habituación.

Todo este proceso se lleva a cabo mediante Apoyo Conductual Positivo (intervenir en las condiciones ambientales y/o habilidades), y sus fases:

 

  1. Establecer un equipo de apoyo que asumirán unos compromisos.
  2. Desarrollar la evaluación funcional para comprender lo que está influyendo en la conducta problema.
  3. Elaborar la hipótesis en base a resultados (general y específicos)
  4. Desarrollar el plan de apoyo de conducta, con diversas estrategias de intervención.

-> Intervenciones sobre el etilo de vida

-> Intervenciones dirigidas a la hipótesis específicos

  1. Seguimiento del plan de apoyo conductual.

Para finalizar con esta sesión, psicología en problemas de conducta con discapacidad intelectual, hacemos hincapié en la importancia de establecer una relación positiva con la persona, proporcionarle apoyo emocional, facilitar su comunicación, realizar las adaptaciones que se consideren necesarias en sus actividades y/o relaciones, y realizar revisiones médicas  periódicas, ya que a menudo ciertas reacciones son producidas por dolores o problemas de salud.

“La única discapacidad en la vida es una mala actitud” Scott Hamilton